Manuel Molina

Manuel Molina
Retrato de Ramón Palmeral 2017

domingo, 12 de marzo de 2017

Poema "Miseria y Compañía", en "Hombres a la deriva" de Manuel Molina, 1950




 5

MISERIA & COMPAÑÍA
A José Qutiérrez (Pepe Gutíerrez, es el ilustrador de Hombres a la deriva 1950)

Un diario de cuerpos macilentos y turbios
se desliza en la sombra de las calles sombrías;
 desperdicios de hombres, demacrados, caídos
 en el hueco sin fondo de su propia miseria.

Desterrados del llanto, desterrados del grito,
 impotentes al alma que se muere en su boca,
 como dóciles perros se someten al látigo
que tes cruje la sangre, que les cruza la vida.

Estos seres informes, estos cuerpos opacos,
 estos tristes remedos del hombre de otros días,
 pasean las ciudades con las fauces abiertas
 por el hambre cansino que palpita en sus venas.

Van rodando entre harapos, mentiras y excrementos,
husmean en residuos de opulentos banquetes,
besan el polvo oscuro de las suelas cretinas
 que exprimieron su sangre dejándola en el hueso
                                             
Sonámbulos del tiempo, no han pisado la tierra,
no saben de aires libres, ni de campos remotos,
 de árboles cargados de frutos verdaderos,
ni del grano cocido con sudor de la frente.

Son barrios, son esquinas, son lugares comunes,
 son tabucos, tabernas donde el vino se sueña,
 son maricas, a veces, por unos cuantos duros;
son rameras por hambre, por dolor o por luto.

Salen de su cloaca cuando amanece el día,
se queman de aguardiente las telarañas sosas
 que hacen sus gargantas, para matar el tiempo,
mientras viene o no viene el mendrugo primero.

Mendigan, cambian, venden barajas o gusanos,
hacen bulto en las colas de cartillas mugrientas,
 trafican con el puesto, laberintos y coces,
 de una red de complejos y proyectos sociales.

Virtuosos del vicio les socorren a veces,
 les dan la hiél medrosa de unas pobres monedas,
 y publican su nombre en papeles tan sucios
que parecen la marca de su propia miseria.

Así se nombra ahora este ambiente que flota:
"Miseria y Compañía", Sociedad en el ocaso,
 sociedad de la sombra polvorienta y desnuda
 donde todos caemos más o menos despacio.

Manuel Molina
"Hombres a la deriva", 1950

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada